Si buscamos en Google este sitio conseguiremos mucha información sobre su altura “979 metros” que es un salto de agua que tiene una caida de agua ininterrumpida de “807 metros” que su nombre en Pemón (dialecto de los nativos de esta zona) es Kerepakupai Vená, que se encuentra en el estado Bolívar en un país llamado Venezuela, que es Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO y esta ubicado en el Parque Nacional Canaima.

IMG01718-20110319-1647
Vista desde las chozas donde puedes dormir

Para eso esta google y wikipedia, yo les puedo decir que llegue hace cinco años a este sitio, un día como hoy y que al día siguiente me desperté más temprano que cuando he de tomar un vuelo internacional! formaba parte del primer grupo que emprendería el recorrido hacia el pie del Salto Angel. Llegué en avioneta desde el aeropuerto de Ciudad Bolívar, ocupé el puesto de copiloto… el frío abrumador, pero la vista lo supera.

DSC00039
Mi vista desde la avioneta de 6 pasajeros

Comenzó con un registro en el punto de control del parque, esperaba no perderme, estaba extasiada de tanta inmensidad, de que mis ojos no alcanzaran a divisar con tanto acierto lo que veían a lo largo y ancho. Caminamos un trecho para llegar al pueblo de Canaima, a mi grupo de excursión se le asignó un guía, un pemón que dijo que le llamáramos Steven, nunca quiso aclarar si era por lo fácil que era pronunciarlo y lo entendible que resultaba hacerlo en varios idiomas, eramos tres Daneses, tres Estadounidense y dos Venezolanas, entre ellas yo y mi compañera de aventura.

IMG01460-20110320-1434
Laguna de Canaima antes de aterrizar

Mientras Steven preparaba los últimos detalles de nuestra partida, nadie perdía tiempo y tomaba fotos a la Laguna de Canaima, nos quitamos los zapatos, cosa que no debimos haber hecho, había mucho por caminar ese día y esa tierra que queda calada en los pies no nos dejo en santa paz hasta que llegamos a nuestro destino.

DSC00128

Caminamos otro largo rato, pasamos por un camino boscoso y a un costado de un Salto que a decir verdad daba miedo, la fuerza del agua era imponente, seguimos hasta llegar al embarcadero de las Curiaras (los botes de madera con motor que se utilizan para navegar el río) me sentí un poco torpe al intentar subirme, pero suspiré y confié en que en el camino desarrollara mis destrezas de chica aventurera y excursionista en pañales.

El camino en curiara fue interrumpido en unos treinta minutos, llegamos a los Rápidos que no permiten el paso de curiaras con peso, por tanto tuvimos que caminar otro largo trecho para tomar nuevamente la curiara mucho más arriba y con nuestro pequeño equipaje cubierto de plástico para que no se mojara. De allí en adelante río arriba tardamos casi cuatro horas, sólo nos paramos un rato para refrescar el motor de la curiara, nuestro guía estaba acompañado de otro pemón que la dirigía.

DSC00184

Por todo el camino puedes sentir la inmensidad y la grandeza de un lugar en medio de la selva, mis ojos se aguaraparon sin llegar a derramar lágrimas, estando allí piensa cuán grande es Dios (si eres creyente) y que ese sitio tan hermoso sólo es producto de algo más grande y hermoso.

Durante el viaje hace algo de frío, te cae agua varias veces por el golpeteo de la curiara intentando ir contra corriente, hay que usar bloqueador solar y algo que cubra tu rostro que no se lo lleve el viento. En algunas partes del recorrido es importante no colocar las manos fuera de los límites de la curiara porque llega a golpearse con piedras.

SAM_4244

El agua aparenta ser rojiza, producto de los minerales que tiene el río en el que se navega, el Churún-Merú, al llegar al pie del Salto Ángel te recibirán varias chozas sin paredes donde se duerme en hamacas, unas telas amarradas a los cimientos de la choza, eso me dio algo de miedo y decidí dormir con ropa y con mis zapatos, sólo pensaba en los animales salvajes que podrían acercarse, dormí muy poco y a las tres de la mañana ya era hora de alistarse para iniciar el recorrido caminando, tardamos dos horas para llegar al primer mirador del Salto, desde donde se toman fotos espectaculares de la caída de agua, luego caminamos unos 45 minutos mas para llegar a una piscina de agua helada, sólo para valientes! pero allí me lancé incluso en traje de baño, es una lástima que sólo pude permanecer una hora en ese pozo de agua, ya que los grupos de turistas que se adentran es controlado, en gran medida para conservar la flora y la fauna del lugar.

La atención que le dan al turista es super amable, te darán de comer comida deliciosa, incluso dos meriendas en el recorrido de la curiara, hidratación con jugos, refrescos y snack, los pemones son muy amables y responderán casi el total de tus inquietudes.

IMG01376-20110319-1630
Choza al aire libre

El regreso fue mucho más corto, unas dos horas fueron suficientes. Antes de partir le prometí al Salto que volvería en cinco años y ya es hora! esta vez iré con lápiz y papel, porque mi memoria sufre saltos de detalles que me encantaría recordar, hay muchas que aún permanecen, creo que las escribiré antes de que crea que no lo viví… que lo inventé.

DSC00203
Vista desde el mirador, selva adentro luego de horas caminando

Les recomiendo esta aventura, si quieres tomar muchas fotos será mejor que te lleves una cámara con varias pilas cargadas, ya que en las cabañas frete al Salto no te será posible cargar tu cámara, lleva toallitas húmedas las necesitaras!, no olvides unos buenos zapatos ligeros de peso y por lo menos con un mes de anticipación camina y has ejercicio.

Así es Venezuela.

Tata

Anuncios