”No quiero haber vivido en vano como la mayoría de la gente. Quiero se útil o llevar alegría a la gente, incluso a las que nunca conocí. Quiero seguir viviendo incluso después de mi muerte”

Boekenkast dicht_MA_2_6_3
La estantería giratoria Detrás de esta estantería giratoria se halla el acceso a la casa de atrás (foto: María Austria, 1954) foto tomada de web official

No sé si sea causalidad, pero un 1ro de agosto termine de leer el Diario de Ana Frank, para mi asombro su ultimo escrito fue un 1ro de agosto del año 1944, 73 años han pasado de aquel día, justo cuando llegue a esa frase final anexada en el libro que dice ”Hasta aquí llega el Diario de Anna Frank” no lo podía creer! mientras avanzaba en la lectura de este libro imaginé que al llegar al final estaría llorando por la poca fortuna que tuvo esta niña, que con solo haber vivido 15 años nos enseñó mucho en un diario que inicialmente era solo un escape al mundo feliz donde vivía, convirtiéndose luego en un diario que relataba todas las desventuras que padecía al ser parte de un grupo de ”escondidos” dejando claro que ‘‘Nadie quiere ver el peligro hasta que no lo siente en su propio pellejo”

Het Achterhuis by Anne Frank es el título que recibe el libro ”El Diario” en neerlandés yCaptura en español ”La Casa de atrás” editado por su padre Otto Frank el único sobreviviente del grupo de ”escondidos” es un libro calificado bajo los géneros de: Diario personal, literatura universal y autobiografía durante la Segunda Guerra Mundial. Publicado inicialmente en neerlandés en el año 1947 tan solo dos años después de las últimas líneas escritas por Anna, en español publicado en el año 1955 y disponible a la fecha en casi 70 idiomas.

Anna nació un 12 de junio en Francford del Meno (Hesse, Alemania) y a los 13 años sus padres le regalaron una libreta – diario a la cual le daba por nombre Kitty. Escribía en ella como si se tratase de una conversación con otra persona.

51820005
Habitación de la Casa de Atras, algo poco habitual (foto de la Casa de Atrás nuevamente montada: Allard Bovenberg).  foto tomada de web official

El diario fue escrito durante la Segunda Guerra Mundial en Ámsterdam, mientras Anna y su familia se encontraban huyendo de los nazis, iniciado durante su cumpleaños número 13 y su ultimo escrito registrado el 1 de agosto de 1944, en principio los escritos aluden a una adolescencia floreciente de una chica común y a su vez brillante y luego a la experiencia vivida al tener que dejar la comodidad de su hogar para ser parte de un grupo de ”escondidos” que inicio el 9 de agosto 1942, la cual duro dos años hasta que un 4 de agosto de 1944 gracias a un informante fueron descubiertos y llevados a campos de concentración donde, finalmente, Anna muere en marzo de 1945 de fiebre tifoidea.

Primera vez que leo un libro de este género (diario) y en mi experiencia personal con el Diario de Ana Frank, tardé unos tres meses, de días de lectura interrumpida. La lectura se me hizo algo cansina y aunque me producía mucho sueño, sentía que debía seguirla leyendo día con día que tenía oportunidad de tomar el libro entre mis manos, era lo menos que podía hacer por Anna.

”Las cosas van tan mal como uno las hace ir”

¿Qué es admiré de Anna?  aun cuando su diario me causaba un sueño terrible y en ocasiones aburría, admiré  su actitud ante las circunstancias que le tocó vivir, la fe y esperanza que nunca abandonó y que la llevaba a soñar en lo que haría al terminar la guerra, en definitiva, la madurez de una escritora naciente que se reflejaba en sus escritos de cada día, la constancia de contar cosas nada alentadoras, aunque en su adolescencia no fuera lo que quisiera haber tenido en mente. Anna no tenía las intenciones de describir en su diario las vicisitudes de sus momentos durante la guerra, eso nació posteriormente estando en la casa de atrás, al escuchar una alocución de radio donde instaban a toda la población a dejar registros desde su perspectiva de cómo eran los tiempos que se estaban viviendo, allí fue donde Anna comenzó a ver el valor de su diario en el cual se dejan notas en días descritos con anterioridad y detalles anexados muchos meses después.

Durante una clase de crochet una vez exprese que, si debía vivir tiempos difíciles como estos, yo en mi maleta llevaría mis hilos, agujas y telas para bordar, Anna llevaba libros, es cierto que también llevaría libros en esa maleta, sin embargo, no se hizo esperar la mirada acusadora de alguien que me recordó una vez más, que la intolerancia humana no tiene límites.

Aun así, tal como lo dejo claro Anna y en lo que estoy absolutamente de acuerdo…

”tampoco en el futuro le tendré miedo a la verdad, puesto que cuanto más se le pospone, tanto más difícil es enfrentarla”

2_10_19
Espacio de cocina (foto de la Casa de Atrás nuevamente montada: Allard Bovenberg).  foto tomada de web official

Si quieren saber más de Anna pueden visitar su página web http://www.annefrank.org/

Por…

Tata Ramirez

Anuncios